La feria del libro y el analfabetismo funcional

Por Leandro Rodriguez


Cuando visitamos con mi esposa San Petersburgo en el tiempo que mis hijos estudiaban en el Conservatorio Rimsky Korsakov, lo que nos impresionó era la facilidad con que se encontraba libros y el gran número de personas que se veía en todo lugar leyendo. Cada fin de semana en el DOM KHIGUI (la casa del libro) acudían gran cantidad de personas a buscar nuevos libros, muy baratos por cierto, donde la concurrencia era tal que parecía los mercados de Lima. Se encontraba gente en las escaleras eléctricas de las estaciones de los metros leyendo porque éstas bajaban tanto que parecía que uno se iba al centro de la tierra. Cuando pregunté porque eran así, la respuesta tuvo una razón ingenieril y otra de prevención por la posibilidad de ocurrencia de una guerra nuclear.

Por otro lado, en EEUU me impresionó la cantidad de libros que tenían mis sobrinos y con la facilidad que estos se podían encontrar en los supermercados y en las bibliotecas que existían en los barrios; especialmente libros para niños.

El domingo pasado terminó la feria del libro en Lima, ha tenido una gran asistencia, no se han dado todavía indicadores al respecto, pero es alentador ver que existe una gran masa humana en nuestra ciudad que lee.

No asistí a la feria pero mi esposa Giovanna, que es una fanática de la lectura, fue y me obsequió un libro: "Mulata de Tal" de Miguel Ángel Asturias. Un libro de más de mil páginas donde no solo se encuentra la novela, sino su historia, cronología, etc. Han colaborado en esta obra 11 personalidades. En la parte denominada preliminar escribe, Sergio Ramírez, novelista y ganador del premio Alfaguara de Novela. Ex Vicepresidente de Nicaragua y profesor visitante de la Universidad de Maryland. Pocas veces uno puede darse el lujo de leer a una persona que tiene el don de manejar con tal maestría el idioma que no da ganas de dejar el libro y empezar a aplaudir cuando se lee. Una pequeña muestra de su narración al hablar de la novela de Asturias: …."El atributo principal de Mulata de Tal es, por tanto, su tentación cumplida de desplegar un universo verbal. Un territorio descrito por las palabras, y construido en base a palabras, pretende ser la realidad, como en los cuadros de Manet, pero no la realidad tan sólo, sino un resplandor irisado suyo, un espejismo encarnado en reflejos, una ilusión manifiesta, una simulación de esplendores, un tinglado de representaciones armado por el viento -sombras suele vestir-, hasta desencadenarse en una construcción paralela donde las palabras son piedras, vigas, argamasa ilusoria pero sustancial. Se trata, entonces, de una realidad exaltada. Nada de eso se consigue en la literatura sino con las palabras, que en Mulata de Tal revientan en esplendores de pólvora viva"

Muchos autores indican que una de las taras del tercer mundo es la existencia del analfabetismo funcional, es decir, la incapacidad de un individuo para utilizar su capacidad de lectura, escritura y cálculo de forma eficiente en las situaciones habituales de la vida. Y es importante tener en cuenta que, aquellos con analfabetismo funcional pueden ser sujeto de intimidación social, riesgos de salud, estrés, bajos sueldos, y otras dificultades relacionadas con su inhabilidad.

La correlación entre el crimen y el analfabetismo funcional es un hecho bien conocido por criminalistas y sociólogos alrededor del mundo. En el año 2000 (no tengo datos más actuales), se estimó que el 60% de los adultos en prisiones estatales y federales en los Estados Unidos sufrían de esta condición, y que el 85% de los criminales menores tenían problemas asociados con la lectura, escritura, y matemáticas básicas.

Los libros para niños que en su mayoría existen en nuestro medio son de editoriales extrajeras y hechos por extranjeros, de manera que el lenguaje que utilizan en muchos casos difiere fuertemente del nuestro y es difícil que un niño entre fácilmente a estos libros, lo experimento con mi nieto al leer con él, ya conoce varias palabras del dialecto de España y cuando lee es muy curioso, ya que "traduce" las palabras según le va indicando mi esposa, en vez de leer fontanero, cubo, grifo, balón, coche, dice gasfitero, balde, pelota, carro. Y ni que decir cuando en pleno invierno de Lima en esos lares el calor inunda las ciudades. Pero para los niños la imaginación es lo que cuenta y son felices en su búsqueda.

Pienso que es muy importante impulsar a que los mismos docentes puedan mejorar la comprensión de textos y producirlos, y también que los padres de familia colaboren en evitar el analfabetismo funcional de sus hijos y aprendan a deleitarse con la lectura.

Nuestra sociedad no puede permitirse seguir formando ciudadanos sin opinión, originalidad, sin una pizca de ingenio y de creatividad.

***********************

Otros Artículos