La necesidad de encontrar un desarrollo propio en ciencia y tecnología

Por Leandro Rodriguez


En la actualidad, hay muy pocas cosas que se puedan hacer y producir sin ciencia y sin tecnología. Los nuevos automóviles, relojes, aviones, medicamentos y computadoras son diseñados en el Primer Mundo. Sólo cuando haya que moverse las manos y no hacer o resolver problemas de la matemática y la física o inventar circuitos, pondrán plantas maquiladoras para que las ensamblen en países del Tercer Mundo. Esto hace que el 90% de la ganancia de la industria que genera la ciencia y tecnología quede en manos del Primer Mundo. Los países del Tercer Mundo son entonces países pobres, que no pueden tener las leyes sociales para mantener la salud pública ni la jubilación de su población. Instintivamente, los habitantes del Tercer Mundo recurren a la procreación. Un hombre de 28 años que quede incapacitado para trabajar en Finlandia sabe que el Estado lo sostendrá económica e institucionalmente por el resto de sus días. En cambio una persona igual del Tercer Mundo, sabe que irá a pedir limosnas, salvo que tenga diez hijos: dos policías, tres sirvientas, dos albañiles, un vendedor, un cuidador de autos. La población del Tercer Mundo ha crecido tanto que tala bosques y selvas, deseca ríos y lagos, extingue especies y se lanza a internarse como indocumentado al Primer Mundo, donde se le trata como perro, se lo caza como a delincuente, carece de asistencia médica, tiene que soportar bajezas e indignidades, etc. etc.

Lamentablemente en todas las propuestas y discusiones que se realizan sobre ciencia y tecnología en nuestro país no existe una visión coherente con la realidad y con las condiciones que se tienen. La mayoría de las veces se toma como ejemplo el primer mundo y ello no es adecuado.

Los países del tercer mundo deben salir del subdesarrollo adquiriendo un potencial científico y tecnológico propio. Alcanzar a los países que ya lo poseen y que pertenecen al primer mundo no es posible ni conveniente ya que supondría renunciar al patrimonio y a la identidad cultural que es lo que da un sentido al destino colectivo de una nación, es importante y necesario, iniciar el proceso de búsqueda creativa de los mecanismos para ello.

En gran parte, buscar un desarrollo propio equivale, a generar otras estrategias de desarrollo, a comprometerse en la búsqueda de "otro desarrollo". Las características esenciales de esas estrategias pueden resumirse teniendo en cuenta que el desarrollo: debe estar orientado hacia las necesidades, es decir, satisfacer las necesidades materiales y no materiales de la población, entre las que se encuentra la necesidad de expresión, de creatividad, de igualdad y de comprensión del propio destino; debe ser propio, es decir, generado de las fuerzas profundas de cada sociedad que debe definir sus valores y la visión de su futuro; debe ser auto sostenido, entendiendo por ello que cada sociedad ha de depender fundamentalmente de sus propias fuerzas y de su medio cultural; debe ser ecológicamente racional, lo cual supone una utilización coherente de los recursos del medio ambiente, con pleno conocimiento de las posibilidades de los ecosistemas del país y de las limitaciones que impone para las generaciones actuales y futuras; y, por último, debe basarse en las transformaciones estructurales que modificarán las relaciones sociales, las actividades económicas y las estructuras de poder de forma tal que se cumplan las condiciones para que toda la población se auto administre y participe en el proceso de toma de decisiones.

Quizás este proceso de búsqueda colectiva y creativa para un desarrollo propio sea la tarea más urgente que la generación actual de intelectuales, filósofos, científicos y artistas de nuestro país debe llevar a cabo. Es necesario que esta búsqueda vaya más allá de una necesidad subjetivamente justificada y que se formule en términos reales, que los objetivos a alcanzar se presenten de manera accesible y tangible, y que se brinde a nuestro país opciones viables para forjar nuestra propia vía de desarrollo, que lamentablemente no existe.

 

***********************

Otros Artículos