El sistema educativo es un freno a la creatividad

Por Leandro Rodriguez


Todos los días recojo a mi nieto de su colegio, cada día aparece con una nueva creación en sus manos; el otro día me mostró un mapa de un tesoro incluso el papel estaba arrugado porque según su descripción tenía que tener la apariencia de que el mapa era viejo. Otro día se apareció con un papel doblado de manera tan inteligente y con una serie de dibujos que contaban una historia. Cuando salgo con él observo que es un creador por excelencia, su mente está permanentemente pensando en cómo hacer algo de algo; desde apreciar una puesta del sol con admiración e indicarme con sus propias palabras que es un "arte" hasta hacerme preguntas como por ejemplo porque una explosión nuclear tiene forma de hongo. Tiene 7 años, recuerdo a su padre a esa edad donde ya mostraba su extraordinario talento para la música, él tiene definitivamente un don. Esta actitud ha sido observada por la profesora de su colegio y lo primero que ha hecho es "quejarse" ante sus padres indicando que se dedica a hacer estas cosas y que se tiene que hablar con él para que no las haga. Una actitud que me hizo recordar mucho lo que ocurría con su padre. Cuando él estudiaba la profesora me mandó llamar para indicarme que al llegar a la casa le eche llave al piano y que no debería continuar estudiando en el conservatorio, tenía 8 años en aquella época. Para mí era casi imposible hacerle entender a aquella profesora lo que tenía mi hijo como don, ella no era capaz de distinguir la diferencia entre una nota do de una nota re. Cómo podía hacerse ver a un ciego lo que no podía ver, ahora la historia se repite con ciertos matices con mi nieto. Después de muchos años volví al colegio donde estudió mi hijo para hablar con aquella profesora y mostrarle los logros que había obtenido pero no la pude encontrar.

Cuando hablamos del sistema educativo, lo determinamos si está bien o mal en función y en base a indicadores que según los expertos se tienen que tomar. Pero no medimos cómo el sistema educativo está funcionando como un freno, porque simplemente desde la educación inicial hasta la educación superior se adquieren muy pocas habilidades o aptitudes claves para ser emprendedores en la vida, tales como las de conocer el mundo, tener creatividad, tolerar el fracaso. Por ello tenemos extraordinarios alumnos en los colegios y luego son profesionales mediocres y pésimos alumnos de la vida.

Tengo la impresión que esto ocurre en muchos países. Por ejemplo Corea se encuentran en una reforma educativa profunda lo mismo que otros países asiáticos, ellos se han percatado que tienen grandes puestos en las olimpiadas de Física o Matemáticas pero sin embargo casi no tienen por ejemplo un premio Nobel; donde tienen estos ejemplos apuntan a una educación que forme una vanguardia que se soporta en una producción creativa que se traduce en innovación y productos útiles para su sociedad.

Los más grandes inventos tecnológicos del mundo moderno de la Física, Informática, Telecomunicaciones, etc. corresponden a estudiantes que abandonaron las universidades en los primeros ciclos de estudios. Steve Jobs fundador de Apple, Bill Gates y Paul Allen de Microsoft, Jack Dorsey y Evan Williams además de Biz Stone creadores del Twitter, Mark Zuckerberg y Dustin Moskovitz entre los creadores de Facebook, que fue enriquecido por el no graduado Sean Parker.

Definitivamente nuestro sistema educativo está funcionando como un freno, en mi experiencia personal. Los títulos universitarios pueden facilitar el acceso al mercado formal que los demanda, como las universidades, puestos en el estado, etc. Pero mucho de lo que se observa en el resto es informal, se basa en recomendaciones, oportunidades del momento, actividades temporales, casualidades, etc. que se dan en un mercado laboral en el que las habilidades callejeras y las conexiones sociales en el mundo real son más importantes que los títulos.

Finalmente quiero recordar las palabras de Einstein en relación a la educación. El fue un hombre reacio a las estructuras educativas de su época sin embargo lo que menciona toma vigencia en nuestros días. Afirmaba: "deberían cultivarse en los individuos jóvenes cualidades y aptitudes valiosas para el bien común" anteponía la formación personal y ciudadana al mero aprendizaje, pero el método para incidir en el desarrollo de la personalidad debía considerar las cualidades humanas e intelectuales. Afirmaba "En la escuela y en la vida el más importante estímulo de trabajo es el placer en el trabajo, placer en su resultado y en el conocimiento del valor de ese resultado para la comunidad." Para él había que despertar y fortalecer estas fuerzas en la juventud, decía "Solamente este fundamento psicológico conduce al gozoso deseo de los más altos bienes del hombre: el conocimiento científico y la creación artística".

En relación a la formación de la juventud opinaba: "La mente de un joven no debe atiborrarse de datos, nombres y fórmulas: cosas todas que puede encontrar en los libros sin necesidad de seguir ningún curso universitario. Los años de estudio deben emplearse únicamente para enseñar a pensar al joven, para darle un entrenamiento que ningún manual puede sustituir. Es un verdadero milagro que la pedagogía moderna no haya llegado a ahogar completamente la santa curiosidad de la búsqueda".

***********************

Otros Artículos