El manejo de la mente por medio de la manipulación de la información

Por Leandro Rodríguez


En el canal de cable Cadena Sur pude apreciar un reportaje que me llamó mucho la atención; me hizo reflexionar en relación al manejo de la información, de la noticia, de la publicidad en general, del papel que juegan las empresas de comunicaciones en la manipulación de la mente de la gente y de dirigir ciertas tendencias, incluso la transformación de la mentira o del engaño de la manera más sutil. Lo curioso de esto fue que este hecho ocurrió con la cadena de noticias CNN; concretamente Cadena Sur mostró un reportaje realizado por la CNN sobre el terremoto de Haití. En el reportaje se mostraba imágenes del sismo, pero una de éstas aparecía con una franja de color negro en la parte superior e inferior de la pantalla; nadie podía imaginarse que es lo que esto implicaba. Cadena Sur mostró la imagen sin las franjas indicadas y para sorpresa y admiración de todos, en la parte inferior aparecería el logo de National Geographics y en la parte superior un letrero en japones. La manipulación de la información quedaba al descubierto. CNN había mostrado la imagen de un sismo ocurrido en Japón como si se tratara del de Haití, colocó las franjas negras para que nadie pudiera ver de donde era la fuente de información y menos aún que la imagen del sismo no correspondíera al de Haití. Así mismo se manipuló la información de forma tan sutil a fin de esconder la ayuda que envió Cuba y Venezuela, cuyos aviones llegaron primero con 100 médicos cubanos y más de 200 estudiantes para ayudar a la población afectada.

Leí alguna vez que la publicidad y las noticias que propagaban las agencias y empresas periodísticas se podían denominar como el “arte del engaño”, y este hecho que se observa en pleno siglo XXI lamentablemente lo confirma.

Hace más de un siglo un neurofisiólogo ruso de nombre Pavlov estudió los reflejos condicionados en animales (uso perros para su estudio). Este científico sentó las bases de una triste realidad. Los seres humanos, si bien somos muy distintos a los animales, en nuestra estructura mas íntima no nos diferenciamos mucho de ellos y esto se prueba cuando miramos simplemente la publicidad que alimenta el consumismo de las sociedades modernas. Los experimentos de Pavlov demostraron algunas conclusiones: por ejemplo que los seres humanos somos unos irreflexivos animales que nos movemos por estímulos y respuestas, es decir los factores de poder que ejercen unos sobre otros  (por ejemplo las pequeñas minorías privilegiadas contra las grandes mayorías) son de lo más perversas y se valen de cualquier medio para que esta situación dure para siempre. Así mismo se mostró que todos tenemos esas características en las cuales nuestras reacciones pueden condicionarse de tal manera que se repita un esquema animal, mecánico e irreflexivo. Es importante aclarar que cuando me refiero a publicidad hablo de mensajes que promocionan un determinado producto como la emisión de un programa periodístico, de un noticiero, etc. Debemos entender el termino publicidad como algo más general a lo que comúnmente se define. Las técnicas para manejar la información que se han desarrollado hasta ahora nos prueban de una manera categórica que es un condicionamiento de estímulo y respuesta lo que crea la publicidad en la actualidad.

La publicidad viene a ser, desde mi punto de vista, hacer público un hecho, de divulgarlo, de ponerlo en boca de todos, de hacer que la gente actúe por medio de los estímulos que voy creando. Esto se ha dado en la historia humana desde hace miles de años, sin embargo la publicidad moderna, la que trae una sociedad de libre mercado con las grandes sociedades que comienzan a consumir de todo, es un fenómeno reciente. Así mismo parece que estamos viviendo una época en donde existe un plan de manejar la mente del ser humano por medio de los medios de comunicación de una manera que no tiene precedentes en la historia de la humanidad. Pienso que hay un proyecto de los grupos de poder y de los gobiernos que hacen pactos económicos con estos medios para generar tendencias de comportamiento de sus sociedades con el fin de satisfacer ciertos intereses. Pero sobre todo de lo que se trata es de controlar muy sutilmente la opinión publica y de generar ciertos esquemas de pensamiento que van desde la compra de un producto a la generación de valores en la población, de generar líneas de pensamiento y de conducta en relación a ciertos personajes o gobiernos con la idea de crear una preferencia para dar apoyo a un determinado gobernante. Esto también se aplica para la generación de costumbres en la población, sobre gustos, preferencias, etc. Se apunta científicamente con los instrumentos más sutiles.

Toda esta compleja situación parte del hecho de considerar que las reacciones humanas son predecibles, condicionables, manejables. Esto es lo que hace la publicidad, manejarnos, adaptarnos, controlarnos. Se trata de una manipulación de la conducta a partir de determinados estímulos; ante esto la verdad no interesa o desaparece. La manipulación usa el engaño, la mentira que se convierte en una manipulación de signos que nos sitúa frente al que miente como inferiores. Todo esto se desarrolla con criterios científicos por lo que su impacto es cada vez mas importante.

En el fondo se trata no sólo de la comercialización de bienes y servicios; también se comercializa intangibles como el chisme, la mentira, los antivalores, en otras palabras el contexto apunta al manejo ideológico de las grandes mayorías. Parece que en el presente cobra vida lo que en el pasado realizaba el régimen nazi representado en su ministro de propaganda Goebbels; este afirmaba que “si una mentira se repite suficiente, acaba por convertirse en verdad”. Lo que ocurre ahora es que hemos entrado en el reino del engaño, es decir, las grandes masas responden a ciertos estímulos de manera pasiva. En la publicidad que observamos a la fecha todo tiende a convertir en imbéciles a los ciudadanos (http://www.leandrorodriguez.org/articulos/pandemia.htm). Esta mecánica de publicidad,  lo que busca es convencer, persuadir, seducir al público respecto a una cierta forma de pensar, para ello no se sustenta sobre argumentos inteligentes que descansen sobre el conocimiento, lo que hacen es apelar a las estructuras más primarias que tenemos los seres humanos que son los argumentos emotivos, irracionales, que se repiten hasta el cansancio y terminan condicionando nuestra forma de actuar de manera similar a lo que Pavlov observó con sus perros. Aunque nos parezca grotesco lo que se hace es imitar a Goebbels: mentir y mentir hasta que por cansancio se logre imponer una conducta. No se si alguno de ustedes ha asistido a alguna reunión social, los temas de conversación que se manejan en su mayoría, descansan sobre lo que se observa en la televisión, y se repite como por impulso la crítica que se tiene que hacer a tal o cual personaje, o se repite lo que comentó tal periodista en cierto programa y a veces se comenta las aberraciones mas grandes porque hemos aprendido a mirar aquello como lo más normal. Términos que indican determinados personajes en la televisión inmediatamente se convierten en uso común, etc, etc. El manejo de la mente de la población es fundamental para el mantenimiento de las sociedades de mercado, crear necesidades y deseos, normas de conducta, corrientes de opinión. Esto en el caso de nuestro país se vuelve dramático, considerando el bajo nivel educativo que tenemos y el casi nulo nivel cultural. La pregunta entonces que se plantea es como seguir manteniendo una sociedad como la nuestra sobre la base de engaños. Obviamente con mas engaños y si el engaño no es suficiente con la fuerza bruta como lo comprobamos a diario.

Observamos en la televisión de cable, como lo indiqué al inicio de este articulo, que ningún rincón del planeta se escapa a esta forma de atacar la mente, dentro de nuestras casas y fuera de ellas estamos atacados con publicidad de todo tipo, y esto nos fuerza a consumir de manera incontrolada y de generar normas de conducta y de opinión y si no lo hacemos podemos quedar “fuera de moda”.

Esta herramienta de tan gran alcance, podríamos utilizarla para el bien común, como por ejemplo servicios de interés general, o para educar y motivar al publico en innumerables campos (salud preventiva, cuidado del medio ambiente, aspectos viales, etc). Lamentablemente esto no conviene a ciertos intereses.

En conclusión las creaciones del hombre no son malas ni buenas, éstas se convierten en tales de acuerdo a como las apliquemos

Los seres humanos tenemos suficiente poder como para dominar y controlar a las personas. A través de la manipulación de la información, se pueden controlar las mentes, lo que alguien piensa, dice, como es o como actúa.

Los medios de comunicación son los que más poder tienen sobre la sociedad para mediante la manipulación hacernos creer determinadas cosas, sean o no ciertas; intentan seducirnos para que aceptemos lo que nos ofrecen sin darnos razones. Por lo tanto podemos decir que no respetan nuestra libertad. Con esto, nos arrastran a tomar decisiones que favorecen sus propósitos.

La manipulación quiere convertirnos en clientes, con el objetivo de que adquiramos un determinado producto o tomemos una determinada idea. .No basta vivir en un régimen democrático para ser libres de verdad. Hay que conquistar la libertad día a día frente a quienes intentan dominarnos con los recursos de esa forma de ilusionismo mental que es la manipulación.

 

Otros Artículos