Medio ambiente y ordenamiento territorial. La sociedad.

Por Leandro Rodríguez


En el tema de ordenamiento territorial donde se tiene necesariamente que tomar en consideración la ocurrencia de fenómenos naturales y el impacto sobre el medio ambiente, se considera a la sociedad del conocimiento como la sociedad del aprendizaje, y cuánto le está costando a esta sociedad aprender a llevar una relación armónica con la naturaleza. Resulta ilógico, pues precisamente el hombre precolombino tuvo prácticas amables con su medio ambiente natural y la cantidad de conocimiento acumulado por la actual sociedad debería significarle una armoniosa relación con su entorno, más aun, se entiende que de allí viene la fuente de sus recursos para la vida.

Pasar de considerar al hombre el centro de todas las cosas (antropocentrismo) a que las acciones y los pensamientos del individuo deben centrarse en el medio ambiente por sobre todas las cosas, tanto en su cuidado y la conservación (ecocentrismo) está significando, para la sociedad, una batalla que quizás nunca tendrá fin. En medio de esto las más grandes injusticias vividas se ciernen como amenazas permanentes para el planeta. El hombre ha generado una riqueza incalculable jamás imaginada, pero también la mayor pobreza nunca alcanzada; la tecnología ha logrado los mayores avances científicos de la historia, pero de igual forma se ha convertido en la generadora de los mayores impactos ambientales; la sociedad ha encontrado las más diversas formas para comunicarse y difundir sus logros, pero a la vez se debate entre la soledad y el egoísmo.

Habitar el planeta se volvió, por los estilos de vida superfluos, más necedad que necesidad; moda y consumo sin límites en un mundo con límites son la constante. La arquitectura, el diseño, la gastronomía o la tecnología, entre muchas disciplinas, generan logros, desarrollos y descubrimientos que, sin ser necesarios para el bienestar y calidad de vida de la comunidad, se presentan como avances de la sociedad.

La globalización no permite ver las identidades de los participantes, pero no puede negarlas, ya que inicialmente todo en su origen ha sido local. Es por ello que los impactos de la sociedad del conocimiento tienden a cubrir u ocultar con una idea de modernismo cosas que el hombre ha creado, descubrió o logro hace mucho tiempo y que se muestran en la historia de los pueblos. Historia que no se consulta o que se deforma o simplemente se ignora porque hay una idea de obsolescencia volver a ella, o cuesta trabajo al tocar paradigmas que permiten conocer los orígenes de los pueblos y se puede ver que esa historia ya no reside en la mene de nadie y no se escribió sobre ella ni hay vestigios de la misma, basta dar un vistazo a los jóvenes que egresan de los colegios para darnos cuenta que esta afirmación es cierta.

Los orígenes de cada cosa que el hombre hace hoy se remonta a los pioneros de ayer que soñaron con volar, comunicarse, trascender su presente, descubrir o llegar a otros sus enseñanzas y vivencias.

El cambio social que se dio de la sociedad industrial a la sociedad del conocimiento, implica reconocer realidades dolorosas y también significa luchar por otras. La tendencia que podemos observar en nuestros días nos muestra que la revolución de las tecnologías de la información y las comunicaciones es el medio a través del cual llegaremos al futuro y con el cual intentaremos alcanzar nuestros sueños. Ahora tenemos que preguntarnos de ¿Cuál futuro estamos hablando?. Tiene que ser un futuro compartido, lamentablemente nos dirigimos a un futuro sin proyecto. Futuro que no entiende al territorio como un enfoque ecosistémico y que tiene en la política centralista al peor de sus enemigos frente a la autonomía de las comunidades. Estos problemas lo hemos venido cosechando en nuestro país recientemente.

Tal vez un análisis sociológico de la problemática del medio ambiente debe significar el encuentro entre lo humano y lo natural que signifique una interface para la generación de sinergias y valor agregado que se necesita para una nueva sociedad.

***********************

Otros Artículos